Procedimientos

A continuación se describen los pasos a seguir para conseguir un despliegue perfecto de la Madre.

1. Cimientos

Antes de trasladar la estructura a su destino deben realizarse ciertas labores previas de cimentación. Unos buenos cimientos proporcionan aislamiento y fiabilidad, y permitirán llevar a cabo las tareas de despliegue y fijación.
La ejecución de la cimentación debe realizarse por personal experto y con materiales de la suficiente calidad.

Los cimientos de la construcción deben presentar una serie de particularidades.
La superficie debe ser plana y horizontal, de modo que se permita llevar a cabo los desplazamientos necesarios en el despliegue de la estructura.

A continuación se muestra la superficie completamente terminada.

Para fijar la estructura se dispondrán ocho placas metálicas (en rojo, una por cada pilar) sobre las que soldarán los pilares más una auxiliar (en azul) para la sujección inicial necesaria durante el despliegue. En las fotos del ejemplo se pueden observar las placas de una estructura de cuatro pórticos y ocho pilares.

2. Transporte

La estructura se suministra mediante camión-grua, que la transporta y descarga directamente en el punto de montaje.
Se realizan envíos a todo el mundo.

Transporte por camión grúa Descarga de la estructura

3. Despliegue

El despliegue de la Madre conlleva la apertura transversal de los pórticos y el posterior desplazamiento longitudinal de cada uno de ellos hasta su posición definitiva.
En primer lugar, la estructura se descarga en la posición definitiva de uno de los pilares, que debe ser fijado a la losa mediante soldadura. A continuación se procederá a desplazar la fila de pilares no fijada hasta que los pares alcanzan su apertura máxima. En esa posición se sueldan los elementos metálicos de la estructura.

A continuación, cada pórtico debe ser desplazado hasta su posición definitiva. Para ello, se instalarán sucesivamente las estructuras auxiliares entre el portico fijado adyacente y el pórtico que debe ser trasladado a su posición, y se ejercerá la fuerza necesaria para el traslado. Los pórticos que aún no alcanzado su posición definitiva se mueven conjuntamente, unidos por unas fijaciones temporales diseñadas a tal fin. En cada nueva iteración, deberán eliminarse los elementos que unen el último pórtico fijado al conjunto aún móvil de la estructura y deberán fijarse las bases a la losa.

Cuando el último pórtico alcanza su posición definitiva se fija al suelo y se retiran las estructuras auxiliares. Finalmente, se instalan las correas y se retiran todos los elementos temporales del lugar de construcción.

Y ya está. Tu estructura está lista para que levantes tu casa, nave o almacén con absoluta flexibilidad en cerramientos, formas y acabados.